Poco a poco nuestra mente se acostumbra a los recorridos, regresar a casa e ir al supermercado son destinos automáticos grabados en nuestro subconsciente. Eso pasa de igual forma a la hora de viajar, las rutas más convenientes se convierten en el camino por excelencia. Y cada vez que nombramos un destino tenemos grabada una ruta que lo acompaña.

Siempre digo que un viaje cuenta de tres partes de igual importancia, “la ida”, “el destino” y “la vuelta”. A menudo escucho personas renuentes a visitar un lugar por el extendido viaje de “ida” o en caso contrario, la depresiva “vuelta” que implica volver a la vida cotidiana después de unas buenas vacaciones.

Sinceramente, cuando la travesía es divertida no existe distancia ni tiempo. Cada minuto se disfruta observando el paisaje, conociendo personas, saboreado nuevos dulces o conversando con los amigos. Si te parece largo y tedioso, no vas por el camino correcto.

Somos Andariegos, no viajamos por compromiso. Las ganas de respirar aire fresco y adelantarnos a la vida diaria nos arropan. Y aunque en esta ocasión nuestra visita a Valle Nuevo se ideo para obtener material audiovisual capaz de deslumbrar al más desinteresado.
Cuando emprendimos esta aventura decidimos hacerla excitante. Si la ruta se vuelve muy conocida se torna aburrida, teniendo tantos caminos por que elegir el más popular?

Quisimos comenzar esta serie aislándonos de la sociedad.
Nuestro primer episodio requería de mucha concentración, ya que lo mas difícil era canalizar toda esa emoción por nuestro nuevo proyecto hacia un trabajo excepcional.
El Parque Nacional Juan Bautista Pérez Rancier, Valle Nuevo, era ideal y el recorrido era excelente.

Usualmente este parque es visitado por entusiastas del camping que se trasladan en vehículos todo terreno a través de Constanza. Nosotros “hackeamos” la ruta, Santo Domingo – San José de Ocoa – Valle Nuevo.
Nos trasladamos desde la zona sur de la isla hacia el norte, entre caminos vecinales y cuestas empinadas. Una aventura que para mi personalmente arrastra un valor emocional.

La autopista 6 de Noviembre nos traslada directamente hasta el cruce de Ocoa, una parada emblemática para recuperar energías con un desayuno criollo.
Recomiendo personalmente el mangú, soy débil con todo lo que se pueda comer rápido sin mucho esfuerzo. También pueden disfrutar del queso fresco de hoja o del delicioso dulce de higo (repito, DELICIOSO dulce de higo).

Desde este punto media hora de recorrido nos espera hasta San José de Ocoa. El antiguo municipio de Peravia, que por su gran potencial y valor cultural ganó su posición como Provincia de la República desde el 2001.
Calles pulcras, gente decente, alegre y amable, son los que guiarán hasta la salida del pueblo y al inicio de un recorrido 4×4 de un valor visual incomparable.

¿Por dónde se va para Constanza? Pregunta típica, ya que siempre me pierdo en este exacto punto del viaje. Como dominicano pregunto 60 veces a 60 personas diferentes la misma dirección. Al entrar a la “carretera” Antonio Duverge y dejar atrás el asfalto todo se simplifica en “derecho to’ el tiempo”.

Tener una cámara es más importante que la comida en este punto del viaje, al ascender por las montañas podrás disfrutar de la Cordillera Central en todo su esplendor, la neblina, los pinos y el cambio en la vegetación son detalles que mantienen el asombro del aventurero.

Un vehículo apto para el recorrido debe ser tu más valioso acompañante, tracción en las 4 ruedas, buenos frenos, gomas adecuadas. El camino es desafiante en algunos momentos, que la velocidad sea mínima para poder disfrutar de tu alrededor sin correr ningún tipo de peligro.
Espero que nos recuerden si deciden hacer el viaje y el frío los ataca, no olviden los abrigos. Sobre todo en invierno que la temperatura ronda por los 3 grados Celsius.

Al llegar al destino y pagar el permiso de entrada del Ministerio de Medio Ambiente (RD$100.00)  pensaran que se encuentran dentro de una película.
El increíble bosque adorna lo que se considera el altiplano más elevado del Caribe (2,200 metros sobre el nivel del mar).
La niebla, las aves, el relajante silencio y los conejos silvestres son el primer espectáculo, y poco a poco se irán enamorando del olor a naturaleza que se respira en este parque nacional.

También Valle Nuevo es rico en historia, aquí puedes encontrar el monumento a Francisco Caamaño Deñó quien fue fusilado dentro de los límites del parque. La Pirámide Ciclópea, construida en honor al dictador Rafael Leónidas Trujillo.
También el Pico Alto Bandera que sirvió de referencia topográfica para exploradores  norteamericanos durante la ocupación de 1916. Entre otros atractivos naturales como el Salto de Aguas Blancas, una cascada y un baño de agua helada que no se pueden perder.

Para acampar dentro del parque se necesita llevar todo, no tendrás posibilidad de comprar nada una vez allí. Casa de campaña, bolsa de dormir, abrigo, agua, comida.
Para las chicas y los chicos más delicados lleven una crema de labios (el frío se encargará de que una limonada se vuelva la peor de las torturas). Chocolate caliente y café son los favoritos en la mañana.
Recomendamos permanecer cerca de las estaciones militares, pueden ser de gran ayuda ante cualquier situación.

Disfrutar de este destino es una experiencia increíble, una aventura que estoy seguro nunca olvidarán.
Recuerden cargar con todos sus desechos en una bolsa plástica hasta llegar al pueblo más cercano (procuremos mantener nuestro parque limpio).
La mejor ruta de regreso es bajando hasta Constanza, compren fresas, flores, verduras y papas a precio excelente y regresen por la Autopista Duarte.
No permitan que la “vuelta” se haga aburrida y deténganse en algún parador a comprar quesos y yogurt, o tal vez un rica carne de cerdo frita.

Profesor Ricardo Ricardo Lantigua, ¡esta aventura va por usted!


Gary De Arriba

Jeep